A mí me pegaban en el cole...

#SEBUSCANVALIENTES #VALIENTESCONTRAELACOSO

Ayer por la tarde conocía la campaña deMediaset España contra el acoso escolar y no me puede gustar más.

Si no sabéis de qué hablo, podéis echarle un vistazo aquí: #sebuscanvalientes


Hablan los críos, adolescentes que reflexionan sobre la figura del acosador y del acosado y llegan a las mismas conclusiones que llegué yo y de las que os hablo en anteriores post del blog. Todos los vídeos de la campaña podéis verlos tanto en su web (enlace arriba), como en su fanpage de Facebook 12meses.

Aunque os parezca que viven en su mundo y que nada les importa, los niños pequeños y los adolescentes, no sólo son conscientes de que el maltratador puede insultar y pegar, saben perfectamente que somete a aislamiento social a sus víctimas y que nunca lo hace solo, que necesita alguien que le ría las gracias. También saben que los acosados se sienten culpables y tienen mucho miedo y vergüenza. Ya os hablaba yo de ésto concretamente aquí.

Me siento absolutamente reflejada y veo que la historia se repite una y otra vez y no se pone remedio. Cada día hay más casos de violencia, de maltrato escolar y de acoso hasta límites insospechados. Veo la campaña y me identifico totalmente porque a mí me habría gustado tener algún #valiente que me ayudara.

Yo no tuve #valientes. Mis compañeros y compañeras, incluso aquellas que decían ser amigas, eran cobardes porque jamás sacaron la cara por mí, jamás se plantearon no ir con quien me acosaba. Es lógico, tenían miedo.

El miedo a ser acosado, insultado, ser el hazmereir de la clase o del patio, ese miedo te deja sin opciones cuando eres un niño de 8 años y por eso es tan importante que los padres hagan su labor.

¿Y cuál es esa labor? Pués además de educar en valores y tolerancia, preguntar. Preguntar cada día, indagar, hablar con los niños, jugar con ellos a juegos de rol para ver sus comportamientos, echar un vistazo a sus dibujos e interpretarlos... Hay mucha labor que los padres pueden hacer fácilmente, pero es necesario involucrarse.

Los padres deben explicar a los niños desde pequeños que las diferencias son buenas, que a cada cual hay que tratarlo como es y que si ven una injusticia tienen que contarlo y ayudar a quien la sufre. 

En la campaña #sebuscanvalientes se hace incapié en lo pesada que resulta una mochila que no lleva muchos libros pero que alberga miedos diarios y ansiedad ante la mera imagen mental de tener que volver a clase. Una mochila llena de insultos, burlas continuas, patadas, empujones, tirones de pelo o aislamiento social, pesa toneladas. Y ésto vale para los pequeños y para los adolescentes. Hablo de niños de Infantil, de Primaria y de instituto porque para todos es la misma sensación. Yo la viví y sé de qué hablo.

Mi mochila pesaba mucho, no tenía absolutamente ningún aliciente para ir al colegio. Un año y otro y otro... Sacaba buenas notas, si. Era una niña buena, si. Pero a veces gastaba un carácter que asustaba. Mal humor, malas contestaciones en casa, tristeza infinita, ansiedad, soledad y muchas ganas de suicidarme. No conocía la palabra, pero sabía que quería quitarme de en medio porque creía firmemente que para vivir en aquella situación era mejor estar muerta. Así de crudo. Así de sencillo. No entendía por qué me había tocado a mí y eso me llenaba de rabia. ¿Qué había hecho yo para merecer aquella pesadilla? Jamás tuve valor para autolesionarme, quizá porque en casa me sentía querida e importante. Quizá porque cuando no estaba en el cole con los acosadores, podía ser yo misma: brillante, inteligente y lista.

Me gusta la campaña de Mediaset España y espero que dé muchos frutos. Me gusta cómo lo proponen, el rap pegadizo y con mucho mensaje, porque es cierto, la fuerza para hacer que los acosadores se queden en nada, la tenemos todos dentro, sólo hay que dejarla salir y #servalientes.

Contra el acoso todo es poco. Todos tenemos que tener los ojos muy abiertos. Todos podemos ayudar.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: